Seleccionar página

¿Te preocupa tener que construir tu negocio online de una manera particular?

Quizás un día te diste cuenta que en tu siempre creciente lista de tareas pendientes tenés:

– interactuar en grupos de Facebook

– dar y asistir a  webinars

– hacer un podcast

– asistir a eventos

– escribir en tu blog

– publicar en IG, Twitter, LinkedIn, etc

– terminar uno (o un montón) de cursos y libros que compraste

Y además… ¿revisás tu casilla de correo y te encontrás con una docena de invitaciones a entrenamientos, webinars, cursos, talleres… y te morís de ganas de anotarte en todo? (y muchas veces no resistís la tentación y te anotás, descargás el PDF y guardás el video «para cuando tengas tiempo de verlo«)

¿Sentís que necesitás uno o varios cursos más, uno o varios webinars más, aprender a hacer XXX o implementar la estrategia ZZZZ porque «fulano de tal» lo hace y le va muy bien… pero ya no sabés cómo organizarte?

¿Sentís que ni aunque tuvieras media docena de clones podrías aprender e implementar todo para hacer funcionar tu negocio?

¿Cómo te sentís leyendo todo esto? A mi me causa una mezcla de angustia, frustración y desánimo. Y me siento 100% identificada, porque durante mucho tiempo viví así, de hecho, a veces me encuentro en esta misma situación.

Esa sensación, de ir tras cada “cosa nueva”, cada “espejito de colores” se llama FOMO (fear of missing out, temor a perderse de algo), y es un término TAN utilizado que ya lo han incluído en el diccionario Oxford.

Según dicen diversos estudios, es un síndrome que cada vez es más común, en parte, gracias a la hiperconexión que tenemos hoy, con sus constantes «bombardeos» de información y notificaciones.

Si a eso sumamos que los creadores de contenido son cada vez mejores en entender la psicología del público y aplican técnicas de persuación que apuntan justamente a que asistamos a los eventos y compremos los libros y talleres… es comprensible que tu lista de pendientes termine tal y como está hoy.

¿Cómo evitar caer en ésto?

La mejor manera de construir tu negocio es hacerlo a tu manera y en sincronía con tus valores, la forma en que te gusta conectarte con tu audiencia y la forma en que te gusta trabajar,  sacando provecho a tus fortalezas.

Pensá en cómo será tu día ideal. Mejor aún, ponete a escribirlo en detalle (te lo dejo como ejercicio).

Lo importante es que logres tener un negocio que esté en sincronía con tus valores, de lo contrario, siempre será difícil. No va a ser divertido… ni va a ser estratégico.

Si el miedo está impulsando tu comportamiento, necesitas pasar del miedo a la lógica. Si seguís haciendo las cosas solo porque «todos los demás las están haciendo», no estás en el enfoque adecuado para tomar buenas decisiones para vos o tu negocio.

Está bien sentir miedo. Pero no dejes que el miedo dicte tu comportamiento. Porque el crecimiento real, para vos y tu negocio, ocurre justo fuera de tu zona de confort.

No te exijas demasiado rápido

A veces, al sobreexigirnos, terminamos saboteando nuestro propio avance. Ejemplo: decidís hacer un nuevo taller para una fecha determinada, pero en vez de hacer las tareas que te acercan a ese resultado, te pasas mirando series y películas en Netflix o acomodando y hasta remodelando partes de tu casa.

Lo que sucede, es que estamos conectados para sobrevivir y evitar correr grandes riesgos. Esa es una de las razones por las que nos auto-saboteamos, y  nos encontramos repitiendo comportamientos seguros. Por lo tanto, ya sea mirar a Netflix de forma compulsiva o simplemente hacer lo que hacen los demás, estos son comportamientos bastante naturales.

Sin embargo, eso no significa que debas hacer algo solo porque tenés miedo (a veces el riesgo ES real). Simplemente significa que no debes dejar que el miedo tome las decisiones, ya que el miedo te mantendrá pequeño, jugando siempre sobre seguro y dentro de tu zona de confort. Podrías sobrevivir, pero no prosperarás.

¿Cómo te movés de una mentalidad de miedo a una mentalidad constructiva?

Hay 3 cosas que recomiendo que intentes para salir de la mentalidad del miedo y pasar a algo más positivo y constructivo para tu negocio.

  1. Adopta el modelo GROW

El modelo GROW acepta que no tenés que tener todo perfecto en este momento. Para empezar, solo estás apuntando a dar un pequeño paso en la dirección correcta. Divide esas grandes tareas en pequeñas acciones factibles. O, si eso parece demasiado pequeño, una sugerencia que obtuve de otra persona fue sólo trabajar en esa tarea durante unos pocos minutos. Podés hacer cualquier cosa durante 5-10 minutos. Al final de esos minutos, evalúa dónde estás y decidí qué querés hacer.

 

  1. Deja de perseguir nuevos espejitos de colores brillantes. Siempre hay algo mejor por ahí. Todos los días lee sobre una nueva herramienta de software de marketing que aumentará las oportunidades en un 500%. La última tendencia en diseño web  aumentará otro 500%. Parece tener sentido: las nuevas tecnologías te ayudarán a hacer más, y más rápido, que tu competencia. Tal vez. Pero una cosa es cierta: es fácil distraerse y perder tiempo mientras investigas. Además, la mayoría de las veces terminarás dispersándote por una tangente. Más no es necesariamente mejor.

 

  1. «Tu zona» creativa

Encontrá y tratá de estar en tu Zona para la creatividad y la productividad haciendo cosas como desactivar las distracciones (teléfono, notificaciones, correos electrónicos). Y bloqueando el tiempo en tu calendario para trabajar  estratégicamente en tu negocio.

Además de estos 3 tips, te dejo como ejercicio responder a 4 preguntas poderosas para evitar ir tras los «espejitos de colores».

  1. ¿Es esto algo que realmente deseas hacer?

Lo curioso del FOMO es que no siempre surge al ver a alguien hacer algo que desearías estar haciendo vos. Por ejemplo: estás en la piscina de un hermoso hotel, disfrutando de un espectacular día de vacaciones con tu familia, ves en tu celular que una de tus colegas publica fotos de ella en un evento de networking que aparentemente está muy interesante y concurrido. Quizás estás donde querés estar y ahí en ese momento, pasando un momento inolvidable… pero de todas maneras, te sentís un poco ansiosa al ver a tu colega en ese evento y no podés evitar preguntarte qué tan bien hubieras estado en ese evento.

Es importante darse cuenta de que el FOMO a menudo no se debe a tu deseo de haber tomado la decisión específica de otra persona, sino simplemente del recordatorio de que otras personas han tomado decisiones diferentes a las tuyas.

Este recordatorio no solo crea una conciencia de esta opción alternativa, sino que, de hecho, te trae a la mente todo el plano de elecciones aparentemente infinitas ante vos. Ver que otra persona está en otra parte del mapa es recordar que elegir un camino significa dejar otro, y esto desencadena la esencia del FOMO: la inseguridad en nuestras propias elecciones.

Con tantas opciones disponibles, desde pequeñas cosas como pasar un sábado por la noche hasta otras grandes como qué carrera elegir, con frecuencia nos vemos acosados ​​por una preocupación: ¿He tomado las decisiones correctas?

Por lo tanto, cuando sentís que el FOMO se aproxima, es esencial hacer una revisión profunda y preguntarte si el desencadenante es realmente algo que desearías estar haciendo, o si el repentino recuerdo de la gran cantidad de opciones en la vida simplemente ha provocado un momento de inseguridad sobre tus elecciones. Si es lo último, tomarte un momento para reafirmar tu decisión es todo lo que necesitas para ahuyentar al FOMO.

¿Este sentimiento me dice algo que necesito cambiar?

Si bien el FOMO a veces puede ser causado por la cantidad de opciones que aparecen repentinamente, a veces apunta a algo más profundo, algo que no está alineado en tu vida actual o en tu negocio y  hay algo que desearías estar haciendo de manera diferente. Por lo tanto, debes examinar la raíz de tu FOMO antes de descartarla, puede haber una buena razón por la que te sientas inseguro acerca de tus decisiones.

  1. ¿Es esto algo que es viable para mí en este momento?

A veces, la raíz de nuestro «temor a perdernos de algo» es que deseamos hacer/comprar/asistir a eso, pero no es el momento adecuado. Por darte un ejemplo, el año pasado me invitaron a ser disertante en una conferencia presencial fuera de mi país… pero no era el momento adecuado para mi, pues mi beba tenía pocos meses, y realmente no era viable para mi hacer ese viaje en ese momento.

  1. ¿Es esta una representación precisa de la realidad?

Creo que todos saben intrínsecamente que lo que ven en la televisión y en las redes sociales no es una representación precisa de la realidad de las vidas de otras personas. Pero es algo que definitivamente debes recordarte regularmente.

Lo que las personas muestran en internet son representaciones cuidadosamente preparadas de cómo quieren que los demás las vean y cómo desean verse a sí mismas. Algunas personas operan con la filosofía de dejarlo todo publicado y comparten cualquier cosa en Facebook, lo que se traduce en una transparencia inadecuada para la plataforma (y el bloqueo de los feeds de sus amigos). Pero la mayoría de las personas solo publican cosas positivas de sus vidas: las imágenes más favorecedoras de sí mismas, las mejores fotos de sus vacaciones, sus hijos con aspecto de angelitos, etc. Lo que no publican son las cosas «no tan perfectas», sus inseguridades, discusiones o contratiempos cotidianos.

Y no son solo las cosas negativas las que se editan, todas las tareas neutrales y mundanas de la vida son editadas. Tu amigo publica una foto de él y su novia viendo una puesta de sol increíble … no se ven fotografías de él sentado, sufriendo en un embotellamiento en el tráfico, yendo al dentista, doblando ropa y esperando en la fila del supermercado.

Lo que se ve en internet es una imagen cuidada y desinfectada de la vida y negocios de otra persona, la punta de un iceberg en la que la mayor parte de su masa se encuentra oculta debajo de la superficie del agua. Naturalmente, comparar  la totalidad de tu vida y tu negocio en comparación con este vistazo de otra persona es una receta para sentirte inadecuado.

En resumen, ir tras los espejitos de colores es algo normal, se puede detectar y con práctica podes evitar caer en esto. Recordá que es un proceso de crecimiento constante, tené paciencia y seguí avanzando. Los resultados los vas a lograr mediante tus acciones, no por seguir acumulando conocimiento o herramientas.

Convierto ideas en negocios reales y rentables a tu manera

Lorena Busso

www.lorenabusso.com

Facebook: https://www.facebook.com/LoreBusso.Coach/

Instagram: https://www.instagram.com/emprendercoachingonline/