Seleccionar página

“Quiero estar con alguien, quiero ser feliz, me encantaría que alguien me haga sentir única” suelo escuchar muy seguido, es como si otra persona viniera a completar un vacío, como si realmente fuera cierto que sos una mitad, que necesitas de otro para completarte, realizarte y ser feliz.

Hace mucho tiempo, cuando creía en el cuento de la media naranja, más allá de hacerme sentir poco, que algo me falta, me hacía sentir insuficiente, no merecedora porque iba por la vida carente de alguien que ni yo sabía que quién era, cómo, ni para qué pero sí que lo necesitaba. Cuando me preguntaban por “el novio” les respondía: “Y ahí debe andar con otra porque por acá no apareció”.

A medida que iba creciendo interiormente me daba cuenta de la falacia que era creer en eso y sostenerlo con acciones concretas como sentirme triste, sola, incompleta. Cuando empecé a tomar conciencia de eso, retomé mi poder interior y empecé a decir- ME: “La elección de ser feliz y completa es mía”.

De ahí en adelante todo se fue transformando porque esa DECISIÓN era ACCIÓN. Empecé a disfrutar de los momentos de soledad y silencio que antes aborrecía; estar en compañía de amigos y familiares sólo cuando quiero, sin presiones del deber ser; la cuestión de estar sola o acompañada depende de si quiero, no de la necesidad.

Y así la búsqueda de la felicidad terminó y supe que siempre la puedo encontrar, en los pequeños detalles, en una mirada, cuando siento gratitud, en una buena charla o en silencio mirando el mar. La felicidad está ahí, a la vuelta de la esquina, sólo tenemos que animarnos a transitar el camino y darle la vuelta, no para seguir buscando sino para encontrarla.

Gracias por ser y estar.

Adriana Miano

Ayudo a las personas a desbloquear sus emociones encontrando el origen emocional de sus problemas para que lo puedan resolver de una vez y para siempre.

Este mes estoy abriendo 3 cupos para procesos de sesiones personalizadas, si sentís que es tu momento te invito a tomar la sesión estratégica express haciendo click AQUÍ, que es el primer paso para transformar la manera de sentir tu realidad.