Seleccionar página
Escucho a menudo entre mis consultantes que tienen la sensación estar siempre al pie del cañón, para cuando l@s necesiten, para lo que sea, me dicen “yo le soluciono los problemas a tod@s”, sienten que deben ser amables y comprometid@s con cada persona que se cruza en su camino, solidari@s ante todo, poniendo la oreja cuando algún amigo está mal, dando las mejores palabras de aliento cuando su amig@ se peleó con su pareja, siendo generos@ con quien sienta que lo necesita.
Hasta ahí todo bien, ¿no? ¿Algo de todo esto te suena conocido? Está muy bien VISTO que pongamos a tod@s delante nuestro, que nos dejemos para último lugar porque si no somos EGOÍSTAS. Y así nos damos cuenta que estamos centrad@s en el Otro-Estima, estamos poniendo todo en el otro (nuestra energía, amor, entrega y todos esos condimentos extra que vienen a tu mente ahora) y nos empezamos a sentir desalineados, perdemos nuestro eje y nuestra sana estima.
¿Qué sucede cuando me PRE-OCUPO siempre del otro? Dejo de ocuparme de MI, de mi bienestar, de cómo me siento, de qué necesito y eso trae conflictos importantes en mi forma de aceptarme, amarme y darme lo mejor. De esta manera estoy contribuyendo a tener una Otro-Estima. Para poner un ejemplo, si preparo una torta, la divido en porciones y voy repartiendo esa exquisitez entre todas las personas que quiero, me pongo muy contenta porque todos me dicen ¡qué rica!, ¿cuándo haces otra? Pero al terminar de compartir me doy cuenta que quiero probarla, que tengo hambre y ya ¡¡¡NO HAY MÁS!! Así pasa cuando doy, doy, doy y no me priorizo.

¿Cómo transito de la Otro-estima a la Autoestima?

Primero y ante todo, notándolo, luego empezando a hacer cosas por MÍ, mimándome, dándome lo mejor, poniéndome en primer lugar. Sabiendo que tengo que prestarme atención y ocupándome de cómo me siento y qué necesito. Y puede que te vayas al otro extremo porque de tanto estar disponible para el afuera, cuando comiences a centrarte en tu interior entenderás qué es muy placentero y necesario.
Este movimiento pendular entre estos extremos hará que logres un equilibrio sano, que te haga sentir en bienestar. Esa energía tan positiva, ese amor que tenés por vos hará que ames y des con más autenticidad y esto traerá beneficios en todos los aspectos para vos y para todo tu entorno.
¿Cómo estas centrado? ¿En el Otro-estima o en el Autoestima? Cómo va tu péndulo? Encontraste el equilibrio?
Si te sentiste identificad@ te cuento que diseñé el Taller de Autoestima y Merecimiento, totalmente OnLine, lo podés hacer desde cualquier lugar del mundo, dura sólo 4 semana y en él aprenderás a amarte y darte lo mejor para tener una mejor calidad de vida y estés preparada para ¡todo lo bueno que tiene el Universo para vos!
Transforma la manera de sentir tu realidad
¡Gracias por leerme!
Adriana Miano
Master Coach en Bioneuroprogramación
E-mail: adrianamiano@gmail.com