Seleccionar página

En la antigüedad no había la tecnología que tenemos hoy y los mensajes eran enviados por emisarios. Si la noticia era mala, el que recibía puede que se desquite con el mensajero matándolo, de ahí esta frase tan común. La respuesta es simple y compleja al mismo tiempo. Nuestro cuerpo es el “mensajero” de nuestro inconsciente y nos va transmitiendo señales a través de cómo nos sentimos.

Sos espíritu, sos mente y sos cuerpo, sos un ser único que tiene un funcionamiento PERFECTO. Respiras, metabolizas  lo que comes, caminas, y muchas acciones más que ni siquiera las pensás, es decir, ya están incorporadas y naturalizadas por default.

Tu cuerpo por sí mismo es sano, está preparado para todas las funciones que se le han asignado pero es nuestra mente la que crea pensamientos durante todo el día. Todos los días tus pensamientos le susurran al cuerpo cómo ser, cómo sentirse, cómo actuar, cómo mostrarse… Es algo tan subliminal que no nos damos cuenta, justamente porque es inconsciente. Empieza con una alarma simple y luego la sirena se hace más fuerte.

¿Qué pasa cuando te sentís mal? Cualquier malestar, desde un dolor de cabeza hasta enfermedades ya declaradas como “diabetes, sobrepeso, etc” Cuando te enfermas es cuando tu cuerpo habla. Lo que pensás está en incoherencia con lo que haces y/o decís. Además es probable que hayas vivido alguna situación en la cual no pudiste o debiste expresar lo que sentías, como por ejemplo una discusión y esas sensaciones quedan atrapadas en el cuerpo deseosas por salir.

Habrás escuchado decir “Estoy engripada (o tengo anginas por decir cualquier síntoma), por algún lado tenía que salir todo lo que me estaba pasando”. Y sí, así es. Tu cuerpo habla cuando no puedes manejar y expresar tus emociones, tu cuerpo libera esa solución en forma de problema o síntoma para que la alarma se haga más evidente, molesta e incómoda y te ocupes de resolverlo. Ahí tenés varias opciones: matar al mensajero, acallar el cuerpo u ocuparte y resolver el problema emocional que lo provocó.

Muchas veces con las obligaciones diarias y los pendientes que se acumulan silenciamos a nuestro cuerpo y sólo nos ocupamos cuando el BASTA es insoportable. Te estarás preguntando ¿Me puedo ocupar antes? ¿Es difícil? ¿Qué tengo que hacer?

En respuesta a esas preguntas y muchas más diseñe un Acompañamiento Grupal de Bienestar exclusivo para mujeres como vos que quieren estar bien, escuchar su cuerpo y prevenir enfermedades así como entrenar su mente para lograr su bienestar. Si estas interesada podés escribirme a: adriana@adrianamiano.com y serás de las primeras en enterarte.

¡Gracias por leerme!

¿Qué haces con el mensajero? ¿Lo escuchas o lo callas?

Soy Adriana Miano

Coach Especialista en Bienestar

Libera tus emociones y entrena tu mentalidad para lograr tu bienestar

E-mail: adriana@adrianamiano.com